;

Entendemos que para asegurar la calidad de nuestro servicio no es suficiente realizar un único control al final de un proyecto; sino que debe formar parte de todas y cada una de las etapas del proyecto. Por ello, en INNOVA360 distinguimos entre dos tipos de controles de calidad, a saber:

 

Calidad basada en el control de procesos

Basamos nuestra gestión en las mejores prácticas, es decir el “conjunto coherente de acciones que han rendido buen o incluso excelente resultado en un determinado contexto y se espera que, en contextos similares, rindan similares resultados”.

Controlamos la calidad del servicio en sus diferentes etapas con la ayuda de listas de verificación de tareas y revisiones periódicas en conjunto con el cliente.

Por este motivo, ya desde la fase de planificación del proyecto aseguramos el cumplimiento de una serie de requisitos, como por ejemplo:

  • Entendimiento completo del objetivo del cliente
  • Concientización del esfuerzo asociado de ambas partes
  • Seleccionar recursos adecuados y herramientas necesarias
  • Diseño de un canal de comunicación bidireccional y eficiente
  • Elaboración de un plan de prevención de riesgos

Mejoramos continuamente nuestros procesos de calidad tanto a través de las evaluaciones y seguimiento que se efectúan a lo largo del proyecto como al final del mismo.

 

Calidad basada en el control de resultados (QA final)

Los resultados deberán incluir:

  • Transferencia de conocimiento hacia el cliente
  • Documentación del servicio
  • Cumplimiento de tiempos planificados
  • Enmarcarse en el presupuesto definido para el servicio

Recomendar políticas y procedimientos para la administración y gobernabilidad de la infraestructura producto del servicio.